Okupas

En los últimos días los vecinos de Pedrezuela hemos pasado de la inquietud y el miedo que provocan la presencia de mafias de “okupas” en nuestro pueblo que trafican con la ocupación ilegal de viviendas, al entusiasmo de ver cómo, una vez perdido el miedo y uniéndonos todos los vecinos, hemos sido capaces de ganar una gran batalla: hemos conseguido echar, en menos de 24 horas, a los “okupas” que vivían alojados ilegalmente en un piso, ante la presión que se ha ejercido, de manera pacífica pero decidida, por parte de un grupo de vecinos. Y lo más importante es el mensaje enviado: en Pedrezuela no vamos a callarnos mas ante esta situación. No la vamos a aceptar, y vamos a hacerle frente.

La protagonista de esta historia es Rocío. La casa de enfrente había sido ocupada ilegalmente por un grupo de jóvenes que afirmaba que ellos estaban pagando por esa vivienda. Y es que se ha establecido en Pedrezuela una mafia que además de haber ocupado ilegalmente unos chalets en la calle Pioneros, se dedica a dar vueltas por el pueblo en busca de casas deshabitadas para forzar la entrada y ofrecérselas a otras personas a cambio de una determinada cantidad de dinero. Es el negocio de la ocupación ilegal que compaginan con otras actividades como la venta de drogas, convirtiendo la zona en un lugar de inseguridad y miedo para el vecindario.

Su estrategia es provocar miedo entre los vecinos para que no se atrevan a denunciar la situación. Rocío venció el miedo e hizo dos cosas: llamar a Telemadrid para contarles el problema y ver si podían darle cobertura. Le dijeron que el lunes siguiente, 18 de noviembre, estarían a las 8 de la mañana en las puertas de su casa. Y luego pidió ayuda a los vecinos a través del foro del pueblo. A las 8 de la mañana un grupo de vecinos nos congregábamos en el lugar dónde iba a ir la televisión. Para apoyarla, para hacerle ver que no está sola en esta lucha, que el problema de un vecino es el problema de todos.

A las pocas horas de la emisión en Telemadrid llamaban del programa “Espejo público” de Antena 3. Y Pedrezuela se convirtió en el ejemplo de un pueblo levantado contra los “okupas”.

Desde el ayuntamiento se ha culpado a los vecinos de que con esta movilización “antiokupa” hemos generado alarma social en Pedrezuela. Curiosa manera de dar la vuelta a una situación el decir que la alarma social la crean los vecinos que se oponen a que estas mafias vivan y actúen en nuestro pueblo.

También ha indicado Rafael Turnes, el alcalde, que la ley impide la actuación del ayuntamiento cuando los inmuebles ocupados son propiedad de bancos, entidades financieras o fondos de inversión, ya que para que la policía pueda actuar se requiere que haya denuncia del propietario, y en estos casos estas entidades no suelen interponer denuncias.

Expone también su malestar ante esta movilización de los vecinos porque afirma que Pedrezuela es un lugar con un porcentaje de ocupaciones ilegales mas bajo que el de otros grandes municipios de la proximidad. Pero no nos produce ningún consuelo porque si nos se para de manera radical la actuación de estas mafias el problema no hará mas que crecer. Y no nos basta con saber que hay sitios dónde están peor, nosotros queremos erradicar esta práctica de nuestro pueblo.

Ha pedido el alcalde mas seguridad en la zona de la Sierra Norte de Madrid, así como que se refuercen las dotaciones de policías y de los cuarteles de la Guardia Civil. Se da la circunstancia de que Pedrezuela tiene un gobierno municipal de coalición entre Unidas Podemos y el PSOE, precisamente los dos partidos que cuando se promulgó la ley del 2 de julio de 2018 para facilitar el desalojo de viviendas ocupadas ilegalmente interpusieron un recurso ante el Tribunal Constitucional tratando de echar abajo esta ley alegando que la ley vulneraba el derecho a la inviolabilidad del domicilio y a disfrutar de una vivienda digna y adecuada porque hacía posible ejecutar un desalojo forzoso de la vivienda sin alternativa habitacional y sin permitir a los órganos judiciales valorar las concretas circunstancias concurrentes en cada caso. Recurso que fue desechado por el Tribunal, que explica que el derecho a la elección de residencia no es un derecho absoluto que habilite a ocupar cualquier vivienda o espacio, sino que tiene límites y debe ejercerse dentro del respeto a la ley, ya que “para habitar lícitamente en una vivienda es necesario disfrutar de algún derecho que habilite al sujeto para la realización del tal uso del bien en el que pretende establecerse.

En Pedrezuela los vecinos hemos ganado una gran batalla. Pero la lucha contra la ocupación ilegal no ha hecho más que empezar.

David López Cerro.
Concejal de VOX Pedrezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.