Sánchez deja sin mascarillas a Andalucía mientras Torra las exporta a Italia

El pasado domingo 15 de marzo se requisaron 150.000 mascarillas por parte del gobierno que estaban destinadas a abastecer a los hospitales públicos en Andalucia. Dichas mascarillas se enviarán a otros puntos de España y dejarán en una condición muy precaria a zonas gravemente afectadas por el coronavirus como Málaga. Este medio ha recibido una carta dirigida al Ministro de Sanidad por parte de la Junta de Andalucía en la que se insta al señor Illa a enmendar esta situación, pues el consumo semanal de mascarillas en esta comunidad asciende a 250.000. Esta nefasta acción del gobierno costará muchas vidas en las proximas semanas.

Ahora bien, si la situación ya era suficientemente grave, mientras el gobierno requisa las mascarillas a Andalucía, el Presidente de la Generalidad Joaquim Torra las exporta a Italia. Una discriminación intolerable hacia todas las personas que viven en Andalucía.

Desde que el partido de Gobierno, el PSOE, perdió su feudo más conocido, Andalucía, las injusticias hacia esta Comunidad Autónoma no han dejado de sucederse. Desde el primer instante, la famosa “alerta antifascista” no ha dejado de notarse. Ataques a las sedes de partido políticos con representación en el Parlamento Andaluz, autobuses fletados desde Madrid para acudir a manifestaciones en contra del Gobierno elegido en las urnas o el desprestigio de las medidas tomadas son unos de los más claros ejemplos.

Pero la verdadera “declaración de guerra” llegó cuando, desde el Gobierno de la Nación, se intervenían las cuentas andaluzas. El Partido Socialista intervenía las cuentas de una comunidad en la que había gobernado por más de 40 años, y cuya situación venía, de manera directa, de la mala gestión del partido que ahora intervenía las cuentas de esta comunidad.

Continuaba ese “acoso y derribo” a esta comunidad. El Gobierno acusaba al Parlamento Andaluz de esta mala gestión, quien comenzaba a tomar medidas de rebajas fiscal. Parecía que Andalucía por fin podría olvidarse del Impuesto de Sucesiones, de la administración parelela y de prostíbulos frecuentados por políticos. ¿Podrían estas medidas traer la prosperidad a esta región, haciendo olvidar la nefasta gestión del anterior Gobierno? El PSOE lo tenía claro, y no estaba dispuesto a permitirlo.

Pero ese derribo a la Comunidad de Andalucía no se detendría en esta intervención de las cuentas, llegaría hasta día de hoy, poniendo en riesgo la vida de muchos andaluces, dejándolos, como a hemos explicado, sin mascarillas.

Parece que se ha impuesto una nueva norma no escrita en este Gobierno, y así como quienes les apoyan pueden hacer negocio con esta trajedia, vendiendo máscarillas, otros deben quedar renegados, viendo impotentes como dejan desprotegidos a sus ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.