El Gobierno abre fuego contra Ayuso

Tras 53.000 fallecidos, 800.000 contagiados y un país en profunda quiebra económica, llegó el momento de depurar responsabilidades. Y es improbable que un Gobierno que no es capaz ni de reconocer la cifra real de muertos, asuma las consecuencias que acarrea esta tragedia económica y sanitaria.

Primero, les tocó a los españoles asumir la culpa de los rebrotes, cuando el presidente les animó en junio a disfrutar de unas merecidas vacaciones. Después, fueron las Comunidades Autónomas las que pagaron el pato, cuando el Gobierno les retuvo todo tipo de material sanitario repetidas veces. Y finalmente, le ha tocado a Madrid, la joya de la corona.

La capital de España es la única libre de socialcomunismo y está liderada por una presidenta cuya valoración sobre su capacidad de gestión se ha disparado desde marzo. Es por ello por lo que Sánchez e Iglesias no soportan ver despegar a esta comunidad ni a su abultada población.

Desde que se expandió el virus de Wuhan, Madrid ha sido por excelencia la región que más material sanitario ha acumulado para combatir la enfermedad, la que más centros y edificios ha hospitalizado para curar a los infectados y la única del mundo que ha conseguido edificar el hospital más grande de la nación en 37 horas. El mérito de la presidenta Díaz Ayuso y del alcalde Martínez-Almeida, es sin duda, de admirar.

Madrid y los madrileños son un ejemplo de como actuar ante la incompetencia de un Gobierno central inepto y corrupto que, con sus obsesiones ideológicas, solo ha traído muerte, ruina y enfermedad. El pueblo español es soberano, pero sobretodo, es consciente de que hay un complot organizado contra Madrid y su presidenta, por ser el dique de contención a un ejecutivo socialcomunista, que pacta con terroristas, golpistas y que está avalado por tiranías y narcodictaduras de la peor de las calañas. Es el caso de los partidos que conforman este Gobierno, como Podemos, imputado por corrupción y financiación ilegal de regímenes autoritarios. O del PSOE, cuya historia esta marcada por la corrupción, el crimen y el latrocinio. Y últimamente, le han querido sumar a todo esto, episodios como el recibimiento a una vicepresidenta de una dictadura, los ERES, el chantaje a los españoles y las más burdas mentiras.

Sin embargo, con todo lo que tienen encima los españoles, ahora Pedro Sánchez y sus miembros de Gobierno se atreven a atacar Madrid y hacerle la vida imposible a su presidenta decretando su cierre total en las últimas horas. Otra muestra más de su incapacidad para hacer autocritica y de la facilidad que tienen para pasarle el muerto al de al lado, y más si resulta que es del PP.

Mientras el Gobierno de España encierra a 7 millones de madrileños, el primer responsable de la pandemia, Fernando Simón, se va de buceo a un programa de televisión, y el segundo mayor responsable, Pedro Sánchez, se va de vacaciones a un balneario de la Toja. Pero cargan contra Madrid y demonizan a su presidenta, por ser la única alternativa al consenso progre que ha destruido vidas y empleos, y la única salvación de los madrileños. Es momento de plantearse la utilidad del Gobierno de Sánchez e Iglesias en vísperas de una moción de censura, y de reconocer las actuaciones de la presidenta Ayuso sobre los madrileños, desde que llegó el virus hasta que empezó a controlarse. Todo se puede resumir en un esfuerzo desmedido de la comunidad para evitar que se produjera el mayor de los daños posibles, confinando los barrios más proclives al contagio, cerrando los colegios, abasteciendo a los sanitarios, hospitalizando hoteles, trasladando a pacientes de riesgo, repartiendo alimentos entre los colectivos más vulnerables, facilitando la adquisición de mascarillas y rindiendo un digno homenaje a todos los fallecidos.

El daño que ha hecho el ejecutivo de Pedro Sánchez a España y muy concretamente a Madrid no desaparecerá a corto plazo en las cabezas de los millones de madrileños. Porque como decía la presidenta en un tuit, se puede llegar a Madrid desde Berlín pero no desde Parla, y esto es gracias al caos generado por un Gobierno de incompetentes que ha antepuesto su agenda ideológica a la salud y el bienestar de la población que representan.

Los madrileños necesitan empleo, y no ver como se derriba una cruz de un santuario histórico. Los madrileños necesitan prosperidad económica y no manifestaciones que los ponen en peligro en Vallecas. Los madrileños necesitan vacunas y no tests fraudulentos. Los madrileños necesitan ERTES y no huelgas feministas. Los madrileños necesitan a su policía y no centros de Menas. Los madrileños necesitan a Díaz Ayuso y no a Irene Montero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.