Empieza la precampaña en Cataluña con agresiones a Vox y fugas de Ciudadanos

Hace un año, el entonces presidente de la Generalidad, el independentista Torra, daba por muerta esta legislatura y anunciaba la convocatoria de elecciones. Sin embargo, el presidente catalán no contó con dos detalles que le trastocarían los planes: sus problemas judiciales y la pandemia. El pasado 28 de septiembre, el Tribunal Supremo ratificaba por unanimidad la decisión de la Junta Electoral Provincial de Barcelona, que inhabilitaba al presidente de Cataluña, al haberse saltado la ley electoral colgando una pancarta independentista en el Palacio de la Generalidad. Aquel día, empezó la cuenta atrás, pero el Parlamento Catalán no nombró a ningún nuevo presidente.

Actualmente, la convocatoria de las elecciones autonómicas es irreversible, y los catalanes volverán a votar por quinta vez en diez años, pero estás elecciones, al igual que las anteriores en 2017, serán históricas. Los sondeos apuntan a una victoria de Esquerra Republicana, que podrá gobernar con los independentistas o con Podemos y los socialistas catalanes. En el constitucionalismo, el Partido Popular doblará sus resultados, Vox entrará por primera vez en el Parlamento Catalán y Ciudadanos sufrirá una debacle histórica en su principal feudo.

Pero la campaña no ha empezado con buen pie. El PSC ha cambiado a su candidato, Miquel Iceta, por el actual ministro de Sanidad del desgobierno de Sánchez, Salvador Illa. A su vez, la excandidata a Presidenta de la Generalidad por Ciudadanos y hasta ahora portavoz nacional, Lorena Roldán, ha abandonado el barco semi naufragado para unirse a las filas del Partido Popular Catalán, como número dos por Barcelona de la formación. Por parte de Vox, han sufrido dos agresiones por parte del independentismo xenófobo y radical. En Gerona se encontraron pintadas amenazantes y panfletos de “Alerta antifascista” en los que reclamaban la expulsión de Vox de Cataluña, mientras en Tarragona, un grupo de independentistas encapuchados lanzaban pintura negra contra las ventanas de la sede provincial del partido.

Vox, que aspira a entrar con fuerza en el Parlamento Catalán, sentenciaba lo siguiente a través de su cuenta oficial de Twitter: “no somos violentos y seguiremos luchando por la libertad y por la recuperación de Cataluña sin utilizar sus métodos mafiosos”.

Su candidato, Ignacio Garriga recalcaba desde Barcelona que “por mucho que la mafia separatista nos envíe a sus esbirros para coaccionarnos, Vox seguirá dando la cara por millones de catalanes que desean vivir en libertad”. A Ciudadanos, partido ganador de las últimas elecciones, los sondeos más benévolos le otorgan la mitad de sus actuales escaños mientras su candidato, Carlos Carrizosa, denuncia la deslealtad del PSC y del PP al admitir “tránsfugas” de su partido, y además, proclama a Ciudadanos como “el espacio de centro a nivel nacional y en Cataluña”. Los socialistas aspiran a ganar las elecciones con un discurso pacifista, reclamando una Cataluña “sin bandos ni bloques,  y que supere el fanatismo intolerante” “estoy aquí para trabajar por el reencuentro de los catalanes y las catalanas” decía su candidato a presidir el Gobierno Catalán. Por parte del Partido Popular, ganador constitucionalista de las generales de noviembre, su nuevo fichaje, Lorena Roldán, se estrenaba con Alejandro Fernández, candidato del PP, en su primer acto con la formación del charrán en un hotel de Barcelona, en el se proclamaban como “única alternativa al independentismo y al sanchismo” en Cataluña, no sin duras criticas a Inés Arrimadas y al partido naranja, al cual aspiran a superar en las elecciones autonómicas. Desde el independentismo, Esquerra aspiran a ganar las elecciones y poder elegir si gobernar con Junts o mediante un tripartito con los socialistas y podemitas. Mientras, JxCat aspira a mantener su hegemonía trás las divisiones internas, y a poder presidir un gobierno junto a Esquerra Republicana.

Las elecciones se celebrarán el 14 de febrero y estarán marcadas por la crisis sanitaria y la inestabilidad política que vive Cataluña tras el golpe del 2017 y los encarcelamientos de los lideres independentistas que se saltaron la Constitución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.