Así fueron las violentas protestas por Pablo Hasél

Tras el arresto post-atrincheramiento en la universidad de Lérida, la izquierda no ha perdido la oportunidad de retomar uno de sus hobbies favoritos: quemar las calles.

Esta vez la excusa era la detención del delincuente Pablo Hasél, para cuya liberación y muestra de apoyo era, sin duda, necesario quemar contenedores, romper escaparates de Louis Vuitton o insultar a aquella señora mayor que estuviera llegando a casa.

Fuera de condenar tan excesiva demostración de violencia, aquellos que, si de permitírselo el cargo que ostentan, estarían con gusto prendiendo esos contenedores, los defienden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.