Ana Rosa Quintana llama fascista a Pablo Iglesias

Tras haber acusado el ex vicepresidente del Gobierno y ahora candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid a la periodista de ser “portavoz mediático de la ultraderecha“, Ana Rosa Quintana daba una buena lección a Pablo Iglesias

La izquierda, y más concretamente la rama radical que representa Iglesias, está volviendo a adoptar los viejos métodos de propaganda para los suyos, que no son otros que la verdadera crispación venida por la acusación pública del que piensa distinto.

Así como en los tiempos soviéticos la acusación de anticomunista por parte de un vecino significaba una casi segura sentencia de muerte, hoy quieren creer que quienes se creen los portadores de la báscula de la justicia señalen como fascistas a quienes no sigan su discurso político.

Y al igual que mucha gente se cree este dogma, incorporándolo a sus creencias políticas, muchos otros notan un pitido de alerta cada vez que escuchan a los abanderados del comunismo, el hambre y privadores de libertad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.