Bromas porque Rufián cree que se puede nacionalizar Nissan: “luego nacionalizamos Facebook”

Gabriel Rufián la vuelve a liar en Twitter. El diputado de ERC representa la máxima de “mejor estar callado y parecer tonto que abrir la boca y confirmarlo”, y es que, a todas luces, Rufián, muy profundo no parece. La última del independentista charnego al que los suyos llamaban “botifler”, “traidor”, ha sido pensar que se puede nacionalizar una multinacional japonesa.

El diputado afirmó en su Twitter que “Nacionalizar Bankia para salvar a un banco es de estadista. Nacionalizar Nissan para salvar a 23.000 trabajadores es de comunista”. Hay que ser burro. Por esa regla de tres podríamos nacionalizar Facebook o Google, hecho que no se encuentra al alcance del ejecutivo español. Nacionalizar supone que lo público se hace con el control de una empresa, por eso es imposible que el Estado español se haga con el control de una empresa japonesa. Como dijo Daniel Lacalle “Nacionalizar Nissan, dice. ¿Qué va a nacionalizar, una multinacional japonesa o un inmueble vacío donde no se fabrica nada porque la tecnología, la gestión y la patente son de otro y se han ido? Es que hay que quererles”.

Como dice el economista, la gestión de dicha empresa no se encuentra en territorio nacional por lo que, al marcharse a otro país, desaparece y lo único que queda es el espacio que ha ocupado, en este caso una fábrica. El Estado entonces solo podría hacerse con el edificio vacío donde se encontraba la producción.

Es sorprendente que un diputado nacional sea tan ignorante sobre la actividad empresarial de la nación que representa. Aunque peor aún es que no sepa lo ignorante que es. Que vamos a esperar de esta castuza política si son el reflejo de lo peor de la sociedad, de la mediocridad, de lo encanallado de nuestro pueblo. Señores apoltronados con una ambición desmedida que no saben hacer la o con un canuto, que desconocen profundamente los entresijos del sistema de mercado que sostiene nuestra economía y las diferentes circunstancias que forman nuestra comunidad jurídico-política y social.

Errejón también ha propuesto que el Estado se quede con la fabrica para reorientar la producción hacia la “movilidad sostenible”. Que Dios nos pille confesados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.