Si ofendes a los musulmanes eres islamófobo, si ofendes a los cristianos estás defendiendo la libertad de expresión

En este nuevo mundo postmodernista y «postcristiano» está de moda ofender las sensibilidades religiosas de los creyentes, pero no de todos los creyentes, únicamente de los católicos. Un sentimiento de rebeldía contra nuestra propia cultura lleva creciendo mucho tiempo en España. Sin embargo, estos actos lo que producen es un mayor debilitamiento de nuestro ser constitutivo como españoles y occidentales. España, al igual que una hija que se desquita de su padre y olvida la educación inculcada desde el nacimiento, vaga desorientada y se encuentra a merced de cualquier influencia externa que pueda dañar su espíritu. En este sentido los españoles que tiran piedras contra su propio tejado suponen la quinta columna para la destrucción futura de España como nación histórica con una base católica sumamente importante.

Actualmente si ofendes a los musulmanes eres islamófobo, si ofendes a los judíos eres antisemita pero si ofendes a los cristianos, sobre todo en España, eres un defensor de la libertad de expresión a pesar de estar dañando la sensibilidad religiosa de los creyentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.