La corrupción y sus consecuencias

Esta semana hemos conocido la primera sentencia, de las muchas causas abiertas en Andalucía, contra la corrupción del partido socialista. Curiosamente no tiene absolutamente nada que ver con otras sentencias por delitos parecidos.

Según la cúpula socialista actual, este caso no tiene nada que ver con ellos porque son antiguos militantes de ese partido, pero no tienen cargos en la actualidad.

Siendo sincero, actualmente no desempeñan ningún cargo en el partido. Pero esa afirmación es como si hicieran trampas al solitario. Cuando se produjo la malversación, robo, o como prefieran denominarlo, ellos no es que pertenecieran al partido. Eran el partido. Fueron presidentes de la Junta de Andalucía, presidentes del partido socialista, ministros y miembros destacados de la ejecutiva.

Y argumentar que no se llevaron nada, tampoco es verídico. Todos ellos se lucraron porque esa trama de corrupción sirvió para mantener al partido socialista en el poder durante 40 años.

Pero lo que más puede llevar a enfado entre los ciudadanos de bien, es la forma de ver la realidad de los medios de comunicación.  Si en la famosa sentencia de la GURTEL, prácticamente todos los medios de comunicación pusieron el acento en la responsabilidad de la cúpula del Partido Popular, en esta sentencia, la mayoría de medios han argumentado que los condenados, ni pertenecen al partido ya, ni tienen por lo tanto, responsabilidades dentro del mismo.

Esta teoría, que bajo mi punto de vista no hay por dónde cogerla, es sospechosamente recurrente en casi todas las tertulias y en los medios de comunicación. Y eso lleva a la reflexión de que el periodismo ha caído en desgracia, al tomar partido por una parte del electorado, que por cierto, no llega a ser mayoritaria.

En otro orden de cosas, muchos se preguntan si hubiera cambiado el resultado de las elecciones, si con anterioridad se hubiera conocido la sentencia. Mi impresión es que no. El electorado de izquierdas ya conocía que esta sentencia iba a ser condenatoria y por otra parte el de derechas no tenía mucha esperanza puesta en los jueces. Nueve años de instrucción para llegar a ese veredicto y muchas piezas todavía por juzgar y dar veredicto, no hacen sino confirmar la sospecha de que algo, o alguien no está jugando limpio en la justicia.

Yo siempre he sostenido que la izquierda lleva ventaja a la derecha en estos años de democracia, gracias a poder controlar dos cosas fundamentales. La educación y los medios de comunicación. Ahora empiezo a sospechar que también controlan la judicatura. Y eso, empieza a resultar demasiado peligroso para una derecha dormida y acomplejada. Veremos si en el futuro la derecha de la España viva, consigue quitarse esos miedos y afronta un futuro esperanzado, en el convencimiento de que no tiene de nada que avergonzarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.