La mejor manifestación por la libertad de la historia de España

Hoy sábado 23 de mayo de 2020, el pueblo español, envuelto en sus banderas, ha inundado las calles y avenidas de todas las capitales de España para expresar al gobierno, y al mundo, su hartazgo del estado de excepción de facto que estamos sufriendo desde el 14 de marzo.

En Madrid, aunque la manifestación estaba prevista para las 12h., a las 10 de la mañana ya empezaban los coches a llegar a Cibeles. El dispositivo policial era impresionante: policía nacional y municipal se han dedicado a cortar calles para, evidentemente, impedir el tránsito fluido de la manifestación. El orden y la disciplina de los manifestantes no han restado ni un ápice de fuerza a la alegría desbordante.

A las 12 y cuarto, todo el centro estaba abarrotado y los organizadores pedían a la gente que se retiraran, que ya podían volver a casa. Pero era imposible. Todo estaba bloqueado.

En mi opinión, al gobierno le ha salido el tiro por la culata, porque los coches ocupan mucho más lugar que las personas, y al prohibir las manifestaciones a pie, el espacio ocupado por los manifestantes y sus banderas ha desbordado, de lejos, el espacio de la gran manifestación de Colón del 2019. Todo Madrid inundado de banderas con una monumental pitada: La Castellana desde el Bernabeu hasta Cibeles, Concha Espina, Serrano, Goya, Puerta de Alcalá, Velázquez, Bulevares desde Arguelles… querían limitar el tránsito de los manifestantes para reducir el impacto, y lo que han hecho es ampliar su repercusión a todo Madrid. Hemos ganado.

Ha sido una auténtica fiesta y, al retirarse, las calles han quedado impolutas, ni un papel, ni un panfleto, ni un contenedor quemado, ni una sola agresión a nadie. A lo sumo, alguna bandera que había volado y era recogida por algún viandante.

Hasta donde sabemos, y no puedo precisar en qué ciudad, el único altercado ha sido producido por una joven vestida de enfermera, oponente a la manifestación, y que se puso en el medio de una calle, interrumpiendo el tráfico. Al final, se ha enfrentado con mucha agresividad y ha insultado al policía que le ordenaba que se quedara en la acera, y no interrumpiera el movimiento de los coches. Es decir, que el único altercado ha sido provocado por una representante de esta izquierda que no ha entendido que esto no va de partidos, sino que se trata de la libertad de todos los españoles: queremos libertad para vivir y trabajar, y el gobierno sociocomunista que, se supone, defiende los derechos de los trabajadores, en un hecho histórico por lo sorprendente, nos está impidiendo trabajar.

 La izquierda en contra de los trabajadores, me parece que tienen que hacérselo mirar.

Lo gracioso es que les ha salido el tiro por la culata. Han cortado muchas calles para fastidiar a los manifestantes y, al final, como no nos podíamos ir, hemos estando paseando las banderas por todo Madrid porque no podíamos volver a casa.

Es decir, que la manifestación ha durado muchísimo más y se ha extendido por todo el centro.

Una vez más, el gobierno del desgobierno se muestra incapaz de gestionar nada, ni siquiera una simple manifestación. En su afán de controlar y censurar nuestro derecho fundamental a la manifestación, lo único que ha conseguido es demostrar, por enésima vez, su ineptitud y total incapacidad de cumplir con su obligación, que no es otra que permitir que España vaya donde los españoles queremos ir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.