El nuevo “Catastrazo” de Sánchez para subir de nuevo los impuestos a los compradores de viviendas y a los herederos.

El pasado 9 de julio, el gobierno de Pedro Sánchez, bajo una falta de publicidad de los medios de comunicación de masas que llama la atención,  se aprobó la reforma fiscal (Ley 11/2021).

Esa reforma nociva para los compradores de viviendas y para los que vayan a heredar un inmueble, entrará en vigor en fecha de 1 de enero de 2022 y contempla  un nuevo valor de referencia de Catastro.

Este cambio, supondrá un “Catastrazo” superior al que dio el Partido Popular, por medio del entonces Alcalde de Madrid Ruis Gallardon, el cuál determinará los impuestos que pagará quien herede o reciba en donación un inmueble o quien compre una vivienda de segunda mano.

Esta modificación legal, va a suponer que los españoles tengan que soportar un aumento de los impuestos relacionados con los inmuebles, es decir, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y para el que le toque, el  Impuesto de Patrimonio.

El comprador o el heredero, pagarán los impuestos que afecten, en función del valor de la casa en el mercado y no en base a su precio de compra. La Hacienda de cada autonomía española, no visitará el inmueble (que no lo hacía) para comprobar si el contribuyente  ha pagado el impuesto de modo correcto, ahora servirá únicamente como base imposible el valor de referencia que para cada calle, cada barrio, ciudad o pueblo, que se saque de la manga el camarada Sánchez.

Ya no vale hacer la escritura notarial por el valor del mercado, ya que las cosas valen lo que la gente esta dispuesto a pagar por ellas, sino que las cosas valen lo que diga el Estado Comunista que nos impone este gobierno infame, tal y como sucedía en la Unión Soviética. Da igual el estado del inmueble (reformado o no) o su ubicación en el propio barrio de cada localidad, se tributará por el valor del inmueble que estime el gobierno.

El nuevo valor de referencia será determinado por la Dirección General del Catastro haciendo un cálculo a partir de precios de las transacciones de los inmuebles que se hacen ante notario, así como en función de las características catastrales de cada vivienda. Dicho valor se determinará año a año en todos los municipios. Es decir, habrá una escalada anual de impuestos por la compra de las viviendas y por el pago de los IBIs.

Cada año subirá el valor de nuestros inmuebles, según el Estado. necesite recaudar dinero Según el Real Decreto Legislativo 1/2004 (Texto Refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario), Disposición Final Tercera se dispone que “En los 20 primeros días del mes de diciembre, la Dirección General del Catastro publicará en el »Boletín Oficial del Estado» anuncio informativo para general conocimiento de los valores de referencia de cada inmueble en la Sede Electrónica del Catastro.”

Se llegará a la paradoja que se pondrá en la escritura notarial como valor tributario de la finca registral un valor superior al precio real de compra.

Si el contribuyente declara los impuestos por debajo del valor de referencia de Catastro, será sancionado por no tributar conforme a la base imponible prevista en la Ley. Es decir, que quebranta el principio de presunción de inocencia y se supone, por el gobierno, que todos defraudamos al fijar el precio de la vivienda y se nos ha de tutelar por parte del Gran Hermano Fiscal y deberemos de probar que el inmueble no vale lo que dice el Catastro. Los españoles han de pagar impuestos por el valor real de sus viviendas, no por el que se establezca desde un despacho funcionarial que destroza el libre mercado.

Si los Tribunales Contencioso Administrativos están en colapso, con la avalancha de recursos que va a traer este cambio tributario de los inmuebles podemos dar por muerta la justicia administrativa en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.