TVE se opone a que Willy Bárcenas concurse en Masterchef por su apellido

En estos dos últimos años TVE se ha convertido en un vomitadero de propaganda de todo lo que suene a socialismo, comunismo, progresismo y demás ismos que beneficien a nuestros queridos servidores públicos. Es cierto que ya deberíamos estar acostumbrados al rastrero servilismo de la cadena, pero hay cosas que claman al cielo.

Vale que sus tertulias y entrevistas son aliviaderos públicos en los que los buenos progres hacen sus abluciones diarias. Vale que la presidenta de la cadena, la señora Rosa María Mateos, es una conocida periodista de izquierdas que se ha dedicado a largar contenidos en favor del Gobierno sin ningún rubor. Vale que es una cadena que a la hora de entrevistar a especialistas de la Sanidad para que hablen del COVID19 saca a miembros de PODEMOS.

Vale, pero ya está bien.

La última de este estercolero mediático ha sido el desprecio que se le ha hecho al cantante Willy Bárcenas por el mero hecho de ser “hijo de”, ¡como si los demás no tuviesen padres!

Según cuenta en su Instagram, le llamaron de TVE para formar parte del programa Masterchef, sin embargo, le estuvieron dando largas hasta esta semana cuando le comunicaron que no acudiría. ¿Por qué? “fue ayer cuando la productora nos dice que lo sienten muchísimo, que estaban encantados conmigo y querían que participase pero que TVE se opone a que yo concurse en el programa”.

View this post on Instagram

Llevo desde ayer pensando en si debía o no contar lo que me ha pasado en mi brevísima experiencia en Masterchef Celebrity. Comenzaré desde el principio. Una mañana después de haber subido una receta a Instagram, me llamaron de la productora del programa para ver si me interesaría concursar en la siguiente edición. Rapidamente dije que sí y unos meses después me dijeron que tenía que hacer una prueba junto al resto de mis futuros compa‐ ñeros. Sinceramente, creo que lo hice bastante bien y así me lo hicieron saber la gente de la productora. Más tarde volvieron a llamarme para una segunda prueba, esta vez en grupo y el resultado fue el mismo. Me dicen entonces que el programa empieza a grabarse en X fecha, que esté preparado. Me mandan las claves para las Masterclass online y todo parece hecho. Hace unas semanas mi manager les llamó al estar sin noticias desde aquel día y le dicen que cuentan conmigo y que están viendo unicamente si será posible empezar a tiempo el programa a causa del COVID. Seguimos esperando. Fue ayer cuando la productora nos dice que lo sienten muchísimo, que estaban encantados conmigo y querían que participase pero que TVE se opone a que yo concurse en el programa. Me quedo con un regusto amargo en la boca, como el que dejan las desilusiones y la incomprensión. Hasta ayer era un concursante, uno más, y hoy soy alguien a quien no le permiten participar en un programa de cocina por un nombre y unos apellidos. Me da pena, no lo voy a negar, pero tampoco voy a renegar de mi familia y muchísimo menos voy a tirar por la borda todos estos años de esfuerzo en los que he conseguido, en la medida de lo posible, ser Guillermo, y nada más, con un grupo que hace música para la gente que solo y únicamente quiere música, para todos los que no saben de prejuicios ni hacen que esos mismos prejuicios sean su único medidor vital, los únicos ojos por los que quieren mirar.

A post shared by Guillermo Bárcenas (@guillermo.barcenas) on

Señora Rosa María Mateos, ¿acaso está usted castigando al hijo por los pecados de su padre? ¿Es que quiere implementar el sistema de “la lealtad familiar” al más puro estilo norcoreano?

Ojalá llegue ese día y se investigue la genealogía, la “memoria histórica” de cada uno y se publique que el padre de nuestro vicepresidente fue un miembro del FRAP o que el abuelo de Sánchez fue un franquista reconocido. Pero no paro de pensar que a lo mejor el feo que le han hecho a Willy no es solo por su apellido, hay una voz que no deja de resonar en mis oídos, es un pijo…es un derechista…es un facha…tiene aspecto de facha madrileño… a lo mejor me equivoco pero no hay ser más clasista que un comunista, y a Willy estos parásitos lo perciben como una persona de una clase superior a ellos (no necesariamente por dinero), y no pueden hacer apología en su estercolero mediático de las clases que ellos consideran burguesas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.