La estrategia del odio y el bulo del culo

La mentira, el odio y el terror son las principales armas de expansión y permanencia del comunismo en el mundo y Vladímir Ilich Uliánov,  (Lenin), es el maestro de la mentira y de la introducción del odio y del terror en las sociedades como método de controlar la voluntad de los pueblos.

Desde esta creación de Lenín, la mentira se ha convertido en una de las armas políticas más importante de los tiempos que nos ha tocado vivir, pasando a ser algo tan cotidiano su uso, que ya no escandaliza al ciudadano de a pie.

El pueblo español llevaba 40 años preparándose para asimilar la mentira en su cotidiano existir, hasta convertirse en la gente más crédula de Europa, ya que sus ciudadanos aceptan la mentira, si les es mentalmente cómoda y rechazan la verdad, si les produce un ligero malestar o dolor de cabeza.

Pero, ¿La mentira se opone a la verdad o es parte de ella?

Santo Tomás de Aquino, en su magna obra, Suma Teológica: Nos decía, que los opuestos no pueden estar juntos, pero que la mentira no está opuesta a la verdad y que podían  coexistir, alegando que quien dice realmente la verdad creyendo que lo que dice es falso, también miente.

Este Doctor de la Iglesia afirmaba, que la mentira no es sólo palabras, si no vida.

San Agustín nos decía que su obra Contra Mendacium, “que la culpa del que miente consiste en su intención de engañar”, oponiéndose a la benevolencia y a la justicia:

Nadie dude de que miente quien dice algo falso con intención de engañar. Por lo cual es cosa clara que el proferir cosas falsas con la voluntad expresa de engañar a otro es mentira. Luego la mentira se opone a la verdad.

El comunismo, obviando las lecciones filosófico doctrinales de San Agustín y de Santo Tomás, se ha convertido en el maestro de la mentira y la mentira la ha privilegiado como su principal su arma política por antonomasia. Se atribuye a Lenin la frase “La mentira es un arma revolucionaria”

Para un marxista, la mentira es una distorsión deliberada de una realidad, con la intensión de influir en la conducta y actitudes de las personas o de la sociedad que no quiere conocer la verdad y para los que la mentira o la verdad, han dejado de ser conceptos absolutos, para pasar a convertirse en definiciones relativistas. La ilustración más extrema del concepto de la posverdad es el aumento actual, de las noticias falsas.

La verdad, es un valor vinculado a la honestidad personal, que implica la actitud de mantener en todo momento la veracidad en las palabras y acciones. Ser sincero, es decir siempre la verdad. Parece tan sencillo, pero resulta difícil, cuando los intereses personales están en juego.

Se atribuye al maestro de la propaganda política, Joseph Goebbels la frase de “una mentira repetida muchas veces se convierte en una gran verdad”.

Hace unos años, la mentira estaba excluida de los medios de comunicación pública y social, los cuales cumplían varios papeles esenciales en una sociedad. No tenían más objetivo que informar, proporcionando a los ciudadanos los datos necesarios para tomar decisiones sobre diferentes aspectos de la realidad. Pero la mentira, entró en ellos, de la mano de la extrema izquierda política y la cobardía de la derecha más deleznable que ha conocido occidente que les entregó los medios a cambio del qué dirán y esos medios de comunicación de masas,  han dejado de actuar como controladores de la mentira, para aliarse con ella y pasar de contrastar la veracidad y la objetividad de lo que publicaban a adquirir su nuevo papel de difusores de la mentira como parte de su función controladora del pueblo, al servicio del poder político dominante y, todo ello, a cambio de recibir subvenciones económicas a fondo perdido por parte del gobierno. Ahora estos medios de comunicación, difunden lo falso sin pudor, mientras mienten sobre lo obvio. Los periodistas, cómplices necesarios, han dejado de informar para convertirse en voceros y activistas políticos al servicio del mejor postor, que generalmente suelen ser los millonarios globalistas de izquierdas. 

Al hilo de lo expuesto, estos días estamos viviendo, como desde el propio gobierno, teniendo como voceros de la mentira al propio presidente y a su ministros del interior, se está instrumentando un hecho falso como el conocido “bulo del culo” de Malasaña, como estrategia política para fomentar el odio de la sociedad española a un partido político como VOX.

Durante tres días, Sánchez y Marlasca, han sostenido como ataque homofóbico de un supuesto grupo de ultraderecha, la falsa denuncia de  un homosexual ante la policía, que lo único que pretendía es que con esa mentira no se enfadará su “novio” por la marca consentida que le había dejado su amante, como consecuencia de una infidelidad sadomasoquista, acto que disfrazo como ataque de una banda de encapuchados que le habría grabado en el culo, la palabra “maricón”.

Para Sánchez, que no habrá leído a Lenin, la mentira es una forma de vida y un modo de expresión política. No conoce la verdad. Marlasca es su paladín de la falsedad.

Desde hacía dos días, la policía había informado al Ministro del Interior que la denuncia tenía todos los visos de ser falsa, pero aun así, siguiendo con la estrategia de crear el odio de la sociedad contra Vox, Sánchez, Marlaska y sus secuaces, jalearon a las masas con esta denuncia falsa, llegando a convocar una reunión urgente del Consejo de Ministros para tomar medidas contra los ataques homofóbicos, haciendo que se convocara una manifestación de ultra izquierda contra los ataques a los homosexuales en el “inseguro” y fascista Madrid.

El culpable de todo era Vox y el presunto y falso delito de odio, había sido fomentado por el discurso de VOX.

Es evidente, que la estrategia de demonizar a VOX nació en Moncloa en plena campaña electoral en la Comunidad de Madrid en mayo de 2021, instrumentándose por parte del Gobierno diversas mentiras contra el partido de Abascal, conocidas como  “el afaire de la navajita platea” y “las balas de Marlasca”, que sigue sin investigarse en el juzgado.

Estos sucesos abrieron el camino a una estrategia que consiste en introducir un estado de opinión en la sociedad española, consistente en que VOX es un agresor a la democracia y a los derechos de los ciudadanos y especialmente de las minorías, y hay que aislarlo e ilegalizarlo. El objetivo de esta estrategia, no es otro que conseguir que no se pueda conseguir una mayoría absoluta de la que forme parte VOX y que desbanque a la izquierda en las próximas elecciones generales.

El miedo de Sánchez y de su Gobierno a que VOX llegue al poder, en coalición con otro partido y, puedan abrirse las puertas a la investigación de quienes han sido los culpables de la muerte de 130.000 españoles durante la pandemia, donde han ido los millones de euros pagados por material sanitario inservible o que nunca llegó, se juzgue a los prevaricadores de los indultos a los separatistas golpistas catalanes, se investiguen las relaciones de las dictaduras caribeñas con Sánchez y sus  mariachis, se destape el contenido de las 40 maletas de Delsi o el destino de las subvenciones a chiringuitos de la izquierda feminista, este miedo de Sánchez a que se tire de la manta por parte de VOX, le lleva a no tener escrúpulos en mantener que VOX es culpable de cualquier ataque o agresión que se produzca en la calle de cualquier ciudad española.

El objetivo es desbancar a VOX de la posibilidad de seguir siendo el partido de la oposición con más de 50 diputados y que pueda seguir interponiendo recursos de inconstitucionalidad si necesidad de ayuda o pactos con otros partidos. El objetivo es apartar a VOX de la sociedad española, poniéndole la etiqueta de “odiador”, para evitar que una gr4an parte de la sociedad española vote a esta opción política. El objetivo es que no se de marcha atrás de la destrucción de España moral y territorialmente, ya que saben, que con VOX en el poder, todas las tropelías cometidas por los socialistas y los comunistas, junto con separatistas y filoterroristas, llegarán a su fin.

La estrategia ya la conocemos. La izquierda odia a España y VOX ama a España. La lucha amor y odio se representa en esta estrategia marcada por los gurus mediáticos de la Moncloa y ejecutada por los medios de comunicación financiados desde el gobierno por unos decretos Ley de unos Estados de Alarma ilegales e inconstitucionales a causa de los recursos interpuestos por VOX ante el Tribunlas Constitucional.

VOX y España son los enemigos de Sánchez y sus socios y, el Gobierno sabe, que ilegalizando a VOX, se destruye el último baluarte efectivo y real de la defensa de la unidad y dignidad de la patria.

El Gobierno ha de crear un estado de opinión en la sociedad española contra VOX, por medio de campañas de difamación contra este partido y contra su líder Abascal. Una vez creado este est5ado de opinión contrario a la formación verde, podrán afrontar con éxito el objetivo final, que no es otro que la ilegalización de VOX. Para ello el Gobierno busca una víctima, siempre busca una víctima. La izquierda tiene como patrimonio a las víctimas, a las cuales instrumentaliza. Toda victima resulta ser de izquierdas, todo agresor de ultraderecha, guiado por el discurso “antidemocrático” de VOX. La izquierda agresora siempre ha de ser víctima, aunque para ello tenga que agredir, como sucedió en plena campaña electoral en Vallecas, donde desde el Ministerio del Interior no se evitó, a sabiendas, que se agredieran a los militantes y simpatizantes de VOX por parte de afines y asalariados del partido socio del gobierno.

En la sociedad española no existe el odio, y para que se pueda odiar a VOX, ha de instalarse el ella el odio. Ese es el objetivo de Sánchez: sembrar la mentira y sacar sus frutos. La prensa y la televisión subvencionados y comprados, son sus aperos de labranza y  su último fruto más podrido, ha sido el “bulo del culo”.

Ante todo nos caben varias preguntas ¿Y Newtrola y Ana Pastor que opinan de esto? ¿Instagram o Twitter han cerrado la cuenta de Sánchez y Marlasca, como hicieron con Trump o la madre del marine muerto en Kabul, por fomentar este bulo? ¿Van a pedir perdón Marlasca y Sánchez a VOX por difamarle?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.