Europa afirma que Sánchez puede bajar el IVA de la luz

Muchas han sido las ocasiones en las que el Gobierno de Sánchez ha usado a Europa como excusa para no bajar, si no subir, ciertos tipos impositivos, como sucedió en su día con las mascarillas.

Pero gracias al apoyo mediático financiado con dinero público, y al fanatismo ideológico de los que se tatuaban a Fernando Simón por “salvarnos la vida” cuando se iba a grabar programas televisivos haciendo surf en Portugal mientras batíamos récord en contagios y fallecidos, Pedro Sánchez ha conseguido que su relato venza y los españoles, al menos algunos, se crean que es Europa quien impide a este Gobierno de progreso y cambio social bajar el IVA de las mascarillas y, en este caso, de la luz.

Por no hablar de Podemos, o “Pudimos”, quienes venían a acabar con las privatizaciones y a nacionalizar las eléctricas para bajar el precio de la luz y que bajo su mandato ésta ha sufrido una de las mayores subidas de nuestra democracia.

La solución de Sánchez podría ser muy sencilla, bajar el IVA de la luz para igualarnos con el resto de Europa (Portugal 13%, Italia 10%, Francia 5,5% o Reino Unido 5%) igualando la cuenta por el otro lado retirando las millonarias subvenciones a los chiringuitos de Irene Montero.

Sin embargo, sabemos que Pedro Sánchez no puede dejar de financiar todos estos chiringuitos, se quedaría sin votos si así fuera, por eso propone una solución mucho más lúdica y accesible intelectualmente al basto pueblo español: unos semáforos.

Así, mientras en el resto de Europa, y del mundo, los gobiernos reducen el gasto para poder así bajar los impuestos a los ciudadanos que tan mal lo están pasando económicamente, Pedro Sánchez y, hasta hace poco, Pablo Iglesias y ahora su séquito, suben a Twitter dibujos de semáforos pidiendo a los españoles que pongan la lavadora a las 2 de la mañana.

Solución que podría alabarse si, como quieren hacernos creer, Europa no permitiese al Gobierno bajar el IVA de la luz.

Sin embargo, esto no es así.

Europa sí permite la bajada impositiva, y así lo defendía en la eurocámara: “sí que es posible aplicar tipos diferentes a este tipo de suministro, siempre que se respete el principio de neutralidad fiscal“. “Para evaluar si este principio se respeta efectivamente, el Comité debería llevar a cabo un examen más detallado“.

He aquí el problema de Sánchez, y que pagamos todos los Españoles: ¿qué dirá Europa cuando, tras realizar dicho examen de neutralidad fiscal, vea el desmesurado gasto en chiringuitos y propaganda mediática del Gobierno de Pedro Sánchez?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.