Rocío Monasterio manda a trabajar a unos «currantes» de izquierdas en Lavapiés

En su visita al madrileño barrio de Lavapiés, unas personas sentadas en un bar increparon a Rocío Monasterio y le instaron a marcharse de allí al grito de «fascista, te has equivocado de barrio«.

Rocío no se acobardó y se acercó a esas personas, quienes soltaron todos los dogmas de la izquierda.

Monasterio, muy hábilmente, finalizó el encuentro de la mejor manera posible, con humor y picardía.

Los «currantes» decían que Lavapiés era un barrio de diversidad y de la clase obrera, algo que, dicho por unas personas en la terraza de un bar, dio pie a la genial respuesta de Rocío: «os veo trabajando, chavales. Dadle al trabajo, dadle«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.