Rocío Monasterio manda a trabajar a unos “currantes” de izquierdas en Lavapiés

En su visita al madrileño barrio de Lavapiés, unas personas sentadas en un bar increparon a Rocío Monasterio y le instaron a marcharse de allí al grito de “fascista, te has equivocado de barrio“.

Rocío no se acobardó y se acercó a esas personas, quienes soltaron todos los dogmas de la izquierda.

Monasterio, muy hábilmente, finalizó el encuentro de la mejor manera posible, con humor y picardía.

Los “currantes” decían que Lavapiés era un barrio de diversidad y de la clase obrera, algo que, dicho por unas personas en la terraza de un bar, dio pie a la genial respuesta de Rocío: “os veo trabajando, chavales. Dadle al trabajo, dadle“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.