Una corresponsal de la CNN antes y después de la ley talibán

La periodista y corresponsal de la CNN Clarissa Ward se ha visto obligada a cambiar de vestimenta en cuestión de 24 horas con la llegada del régimen talibán a Kabul. Ahora la corresponsal debe llevar un «chador» tapando completamente su cabeza con el riesgo de ser duramente castigada si no lo hace.

Con la llegada de los talibanes la situación de la mujer en Afganistán es sumamente represiva y peligrosa. No solo deben cubrirse el cuerpo y la cabeza por completo si no que también les está prohibidos el uso de cosméticos. Tal y como dice el diario ABC, «uno de los castigos por llevar las uñas pintadas, por ejemplo, es la amputación de los dedos. Tampoco podrán llevar indumentarias de colores vistosos ya que, en términos de los talibanes, estos se asocian a «colores sexualmente atractivos»».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.