Crónica de una muerte anunciada

Así titulaba en 1981 Gabriel García Márquez una de sus novelas más conocidas, posiblemente una de los mejores 100 libros escritos en español. Hoy, este título me hace pensar en Ciudadanos.

Un partido que nació luchando contra el independentismo catalán, abanderando la unidad de España, y luchando por muchos temas que, hasta el momento nuestros políticos tenían completamente abandonados.

No sé si el globo se hinchó o pinchó más rápido. Quizás lo segundo. Después de intentar desintegrar a UPyD (y conseguirlo) a base de buscar personas influyentes que pudiesen traspasar afiliados (sobre todo en Madrid), ahora sufren de su propia medicina, pero, claro, eso no les gusta tanto.

La desaparición de la escena política de los grandes pilares del partido, Albert Rivera, Juan Carlos Girauta, Marcos de Quintos y compañía, en post de una Ejecutiva Nacional llena de personas mediocres que incluso han falsificado sus Currículos (y no lo digo yo, busquen en Google) y que solo se centran en conseguir un puesto de responsabilidad, preferiblemente en un gobierno que les dé un ingreso de por vida ya que ¿quién les contratará después de todo lo que ha salido a la luz?

Aún recuerdo (esta memoria mía… que mala es que no sigue las indicaciones del PSOE) cuando miembros masculinos (no era difícil, solo había una mujer) de la Ejecutiva de Madrid decían que VOX les había contactado por medio del Presidente de la misma para integrarlos en sus filas.

O como defendían la igualdad de las personas ante la violencia hasta que en la TV, ante un público preparado, no supieron defenderlo, y entonces se hicieron abanderados de las reclamaciones feministas de la LIVG dejando de asistir a las Concentraciones en pro de la Custodia Compartida donde personas como Ignacio Aguado, Patricia Ocaña o Eva Borox eran asiduas.

Qué fácil es cambiar de chaqueta cuando descubres que esos mismos que critican el que Irene Montero tenga un puesto en el Gobierno por ser pareja del coletas (o el moños, como prefieran llamarle ustedes) mientras ellos y ellas hacían lo mismo con quienes pasaban por sus camas.

O como “feministas” destrozaban a otras personas a base de mentiras, haciendo creer que alguien que estaba sufriendo acoso y violencia por parte de su, en aquel entonces ex pareja, estaba “loca”. Si tan solo hubiesen querido escuchar o ver las pruebas…  Ellos, si lo están leyendo, saben quién dijo qué y sobre quién. No hace falta decir más.

Lo que está claro es que, como dice el refrán, se coge antes a un mentiroso que a un cojo, y el que sube como palmera cae como coco.

Creo que, si es cierto aquello que se dijo de que intentaron (o lo hicieron) reunirse con Arturo Pérez Reverte para convencerle de ir de cabeza de lista en las Municipales a las que finalmente se presentó una desconocida (incluso para los afiliados) Begoña Villacís, ahora mismo, y más que nunca, Don Arturo debe estar dándose palmadas en la espalda por lo bien que lo hizo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.