Descarado adoctrinamiento en las aulas de primaria: “Visigodos y visigodas, moriscos y moriscas”

“Libros de texto escritos por idiotas para fabricar idiotas. y hay colegios que los aceptan”, así de tajante era Arturo Pérez-Reverte con una imagen sacada de un libro de texto de primaria en el que se enseña historia con lenguaje inclusivo. 

Las imágenes no dejan lugar a dudas, y es que lo grave de todo este asunto ya no es que el libro enseñe más o menos historia a pequeños infantes, sino la intención mezquina de los editores de adoctrinarles en la “inclusividad” del lenguaje. 

El idioma, sea el que sea, es un cuerpo vivo que cambia con el paso del tiempo en formas y expresiones. Imponer un protolenguaje a la población es un método totalitario sacado de las distopías más surrealistas y un crimen que mengua una lengua tan rica como la nuestra. 

El castellano, el español, no necesita desdoblar el lenguaje en los dos géneros, porque utiliza los genéricos, que son masculinos para designar a las dos partes, mientras que el femenino es exclusivo de este género. Este hecho es común en todas las lenguas románicas y se creó de esta manera por una razón lógica de economía lingüística. El lenguaje únicamente se desdobla para embellecer una frase, dar énfasis a una expresión o por una razón puramente retórica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.