Campaña electoral terminada: la policía pierde el rastro de las balas dirigidas contra Iglesias y Marlaska

Ahora que las elecciones a la Presidencia de la Comunidad de Madrid son agua pasada, algunos asuntos turbios que se utilizaron en campaña electoral para medrar en las encuestas ya no son de interés público. Uno de estos líos fueron las amenazas que Iglesias y Marlaska recibieron en forma de cartas y balas, algo en principio condenable y que puso a la opinión pública a favor de los damnificados. Sin embargo, el ministro y el candidato no tardaron en gritar a los cuatro vientos lo víctimas que eran y en utilizar estas balas para su provecho electoral, algo profundamente indigno. Pareciera que fueran las primeras amenazas a políticos en democracia, cuando muchos las sufren a diario a través de la maleza infecta que representan las redes sociales. Fue tal el vodevil montado en torno a este asunto, que se volvió contra los amenazados y las encuestas se mantuvieron intactas, pues la gente, en su fuero interno, tenía el barrunto de que se trataba de una simple pantomima.

Ahora bien, pantomima o no, la policía ha perdido el rastro de las balas dirigidas contra los dos políticos y las pesquisas para descubrir a los autores de estas amenazas se encuentran en punto muerto. A partir de ahora todo lo relacionado con este tema se diluirá y olvidará. La campaña de Madrid ha terminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.